Guía rápida para bajarlo del pedestal

17victoriaruffo-meme (1)
Tus plegarias a San Antonio han sido escuchadas y apareció un señor normal y corriente…peeeeeero que tú te has encargado de verlo como un ¡elevado a los 7 cielos! Aunque nos cueste reconocerlo, TODAS tendemos a “idealizar” a ese pobre ser humano y mortal , que pretendes comparar con el que tienes en tu cabeza que es “perfecto” según tú. Como la cosa está comenzando, le preparamos el altar y lo santificamos hasta el punto de alucinar viendo o queriendo ver en el, características que no tiene. Lo siento amiga, pero el enamoramiento nos juega malas pasadas, nos hace ver lo que no es verdad, nos hace exagerar, nos hace delirar. Así que si quieres desvestir a ese santo recién creado, bájalo del pedestal con los siguientes tips:

El NO es Dios: Si lo elevas al altar mayor te infravaloras tú. Resulta que él es normal como tú, bueno o malo como tú, trabajador o no como tú… ¿No lo conoces y ya es Dios del universo? Y tú que ¿a sus pies? Ojo con esto que es más común de lo que pensamos. Al elevar al otro o endiosarlo nos disminuimos nosotros.

Deja la ceguera: A primera vista el amor siempre es ciego. Esa ceguera no nos permite ver la realidad y los defectos del otro. Hazte un favor y haz el esfuerzo de ver, a tiempo, que no es tan perfecto como tú lo estás creando. Disfruta la locura del enamoramiento pero sin ser “la gallinita ciega” porque te puedes dar un buen golpe.

Exagerada no: Elimina el prefijo “ísimo” Buenísimo, bellísimo, simpatiquísimo, hermosísimo, altísimo, interesantísimo… NO ES TAN ÍSIMO mijitica. Esto nos hace venderlo así a nosotras y al resto del mundo, y cuando se elimina el prefijo con la dosis de realidad del día a día, la frustración es inevitable que aparezca.

Sincérate: pregúntate ¿La persona que me gusta es tan fantástico? ¿Es tan bueno? ¿Es tan espectacular? ¿Es tan perfecto? Te aseguro que no ¡esta niña es NORMAL! Llévalo a tu nivel, bájalo a tierra y acepta que puede que no se parezca a ese MONUMENTO SANTIFICADO que tienes en tu cabeza, y agradece que ese ser humano con sus virtudes y defectos , se ha acercado a compartir lo más lindo de la vida contigo, el amor sano.