Inspirada

…y es saberte, y es volver a sentir que me tocas el alma. Que besas ese trocito de cuello que desmorona la razón…y a kilómetros no hay calma hay memoria, por tantas veces que la perdimos juntos. Esa memoria que sabe mucho a cama, de esas ganas, de ese abrazo que selló la despedida…y cada uno a su infierno porque el cielo se quedó en aquella habitación…y sentirte…y pensarte y al segundo encontrarte.
Evlin Pérez Yebaile