César Landaeta: “Maten al príncipe azul”

9f4d1b_d4d4782c9f9945339f3f089138634318Alto, guapo, simpático, inteligente, divertido y encantador. Detallista, que me sepa escuchar y comprender, que cocine rico y quiera a mis amigos. Que sea profesional, protector, productivo y proactivo. Que sea bueno en la cama, que viva para hacerme feliz y que tenga… un caballo blanco” ¿Les suena? Muchas mujeres en el planeta nos hemos visto influenciadas por tanto cuento de hadas antes de dormir, que nos íbamos a la cama soñando con el personaje cuyo amor vendría a rescatarnos: El Príncipe Azul. Y hoy nos vamos a la cama con uno que ni se le acerca, o nos vamos a la cama solas porque aún lo estamos esperando. Mi querido amigo, el reconocido psicólogo César Landaeta, nos trae su más reciente libro, cuyo título refleja mis instintos más bajos ¡Maten al Príncipe azul! y agradecida por su amistad y su sapiencia, aquí les traigo esta entrevista para que todas se unan al club de asesinas en serie y nos dejemos de tanto cuento.

¿Todas estamos esperando al Príncipe azul?

La verdad es que no podría generalizar el anhelo a todas las mujeres; pero sin duda, un gran número de ellas ha sido criada con la idea de que solo un “redentor” admirable y poderoso puede salvarlas de la soledad o el desamparo afectivo. Es un mito muy antiguo y por lo tanto, difícil de borrar.

Para los hombres debe ser complicado tener que compararse con el ¿no?

Ciertamente, a los hombres también les ha llegado la figura del Príncipe, con la cual deben competir. Muchos la reciben inconscientemente y se dedican ya sea a ponerse un traje que no les queda o a competir con la figura idealizada. La esperanza secreta es que eventualmente puedan ser investidos con la corona y llevarse a la “princesa”. Lamentablemente, las figuras idealizadas se desvanecen al colocarlas frente a la realidad y aparece el fantasma de la frustración.

¿Qué es lo que nos atrae tanto de este personaje?princeencantador

Precisamente, que es idealizado. Esto es, que coincide más con una ilusión que con un personaje real. Si pones características de perfección en una especie de icono ancestral, logras evadir momentáneamente el peligro de equivocarte; pero a la larga, nadie se ajustará al esquema preestablecido y serás mucho más infeliz de lo que esperabas.

Entonces, ¿las mujeres vivimos en la irrealidad? esperamos a un príncipe o creemos que nos casamos con uno…

Mi experiencia en el trabajo con parejas y adultos (jóvenes y no tanto), es que la idealización del enamoramiento inicial es valiosa si tienes los pies en la realidad. Siempre comparo estas cosas con esos chicles recubiertos de una capa mentolada: al principio te ponen agua en los ojos y te hacen saltar. Después tienes que renunciar a esas sensaciones y decidir si te conformas con masticar o escupir la goma que se ha vuelto insípida (hay quienes compensan con un caramelo, pero eso ya es otra estrategia).

¿Por qué hay que matar al príncipe azul?

Captura de pantalla 2016-04-27 a las 10.06.47Porque es falso, un espejismo alucinatorio que casi siempre conduce a callejones sin salida. La figura metafórica de un individuo perfecto, quien te llevará de la mano hasta el altar para hacerte feliz hasta el fin de los siglos, es infantil y completamente inútil para alguien que quiera vivir bien su vida amorosa.

Esa frase “Y fueron felices para siempre” ¿no es posible con un hombre normal?

Ni con una mujer normal. Los seres humanos tienen defectos; la pareja a largo plazo requiere de mucha paciencia para manejarse con los propios líos emocionales y además, entender y tolerar los del otro. Por eso, valoro más la amistad de fondo, que un apasionamiento intenso a la hora de plantear alegría y comodidad en el matrimonio.

¿Hay príncipes azules en la vida real?

¡Nada de eso! Habrá personajes disfrazados o fantasías vestidas de gala imperial; pero dudo que esos fantoches garanticen una estabilidad duradera o una satisfacción como la prometida en los cuentos de hadas. Algún día habría que describir lo que acontece en la vida, digamos de La Cenicienta, luego de ingresar en la corte real. Allí veríamos lo que son unos cuantos golpes contra la realidad.

¿Tenemos licencia para matar entonces?

Por mi parte, regalaría esa licencia; aun cuando entiendo y acepto que, luego de leer el libro, muchos románticos incurables querrán tener una para matarme a mí (Risa).

11060167_10153215831763801_2336286036189780898_n

Evlin y César Landaeta en su Show “El falso encanto del despecho”

¿El amor real existe?

Desde luego. Soy un fiel creyente en el amor, no como lo describen los boleros, las baladas, las películas y las novelas rosa o los cuentos de hadas, sino como una expresión de sentimientos valiosos que surgen del amor a uno mismo y se proyectan sobre otro ser que los comparte. Esas cosas no aparecen por arte de magia. Hay que trabajar mucho, adaptarse y hacer gala de gran paciencia. Sin embargo, el premio final es una compañía satisfactoria y la alegría de haber hecho bien las cosas.

 ¡Para comprar el libro entren a este enlace!

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

¡Soy Homosexual! Cómo decir al mundo tu verdad. El nuevo libro de César Landaeta.

Soy_Homosexual_Portada“Este no es un libro únicamente para homosexuales.Se trata más bien de un mensaje para todos aquellos que prefieren no ubicar a los seres humanos por sus preferencias sexuales, sino por la grandeza de su alma y el valor que les otorga su esencia básica como personas”

Así comienza la introducción del nuevo libro que mi querido amigo César Landaeta, quien nos vuelve a sorprender con un texto excepcionalmente humano.

Todos tenemos un amigo homosexual. Todos tenemos a alguien en la familia o en el círculo de amigos que “parece pero no es”, o que su homosexualidad es un secreto a voces (todos lo sabían menos tú). Hemos sido testigos y protagonistas de burlas, de chistecitos malintencionados y caras cómplices ante comentarios o “poses” poco convencionales.

Tengo grandes amigos Gays y lesbianas. De los mejores. Los más consecuentes y cariñosos que tengo. He vivido junto a algunos de ellos,  lágrimas de dolor antes de salir del closet donde los ha metido la sociedad. “Me voy a quemar en el infierno” me dijo uno una vez y a mi se me quebraba el corazón porque no creo que Dios ame más a unos que a otros por su condición sexual. ¡Eso es una enfermedad! me dijo hace poco otra persona a la que respeto, yo no podía creer lo que me decía con tanta seguridad. Pero también he visto a muchos florecer de las cenizas de los prejuicios, de las habladurías malsanas. Los he visto renovarse y sacar lo mejor de ellos cuando deciden dar ese paso, complejo de decirle a todos : ¡Soy Homosexual!

Cuando César me comentó que había escrito este nuevo libro, ni lo pensé en pedirle una entrevista, porque es un tema que todavía hace mucha falta hablar, enseñar e indagar. No a los homosexuales, sino a la sociedad que tan injustamente los juzga…muchas veces si permitirse conocerlos.

Tres palabras que te describan y ¿Por qué?FOTO-CÉSAR

Terco (hasta que me convenzan con razones lógicas). Porque hay mucha habladuría que no corresponde a la realidad.

Optimista (sin perder el juicio de realidad). Porque creo que siempre hay un espacio por el cual colarse para hacer lo que a uno le dé la gana.

Libre. Porque detesto las imposiciones, los chantajes y cualquier cosa que huela a sumisión. La libertad es un don preciado. Sin ella, no hay vida.

Has escrito muchos libros sobre la mente humana ¿Qué te ha motivado para escribir sobre homosexualidad?

Por una u otra razón, he tenido contacto con muchas personas que se describen dentro de una orientación homosexual y he sabido lo mal que lo pasan a causa de la intolerancia y los prejuicios sociales que siguen existiendo.

En mi consulta, traté padecimientos que nada tenían que ver con una naturaleza malsana sino con situaciones de desajuste familiar, incomprensión por parte del medio escolar o laboral y en general, todo lo que acarrea desde el punto de vista emocional, sentirse como “un bicho raro”, en vez de como un ser humano con todos sus derechos.

¿Cómo surge la idea de escribir este libro?

Una amiga lesbiana que dejé en Los Ángeles, me escribió hace unos meses para preguntar por qué no le dedicaba una obra a este tema. Su sugerencia coincidió con la inquietud que rondaba desde hacía algún tiempo en mi cabeza. La complací y de paso, le dediqué a ella el libro.

Como terapeuta has tratado infinidad de casos ¿Qué es lo más difícil de asumir para una persona que tiene una orientación sexual diferente a la “establecida”?

OLYMPUS DIGITAL CAMERAEn mi forma de ver, lo más difícil es aceptar y elaborar los duelos implicados en el cambio de rol que se le ha asignado familiar y socialmente.

Por lo común, el paso de una etapa a otra significa una pérdida de lo que dábamos por estable y conocido. Por ejemplo, la entrada a la adolescencia deja una sensación de tristeza porque ya no somos niños, porque nuestros padres ya comienzan a dejar de ser vistos como superiores y porque nos vamos quedando solos con nuestra identidad. Esto es así y debemos enfrentarlo de la mejor manera.

Igual ocurre cuando alguien se descubre apartado de lo que se esperaba de él (ella) en términos de su orientación sexual. Tiene que hacer un duelo por todo lo que ha vivido previamente, los vínculos que había establecido y confrontarse con el temor a enfrentar su nueva realidad.

Si no asume la tristeza y maneja bien las emociones, le esperan momentos de grandes ansiedades.

La calle dice que los llamados homofóbicos tienen “algo” de homosexuales ¿Eso es cierto?

En principio, rechazo el término “homofóbico”, porque tal cosa no existe como una entidad nosológica. Lo que siente un individuo intolerante a la homosexualidad, no es un pánico irracional o un descontrol conductual que le lleva a alejarse cuanto antes del objeto que le aterra (esa es la descripción de una fobia). Esto lo discuto con más detalle en el libro.

Cuando se dice que los intolerantes tienen algo de homosexuales, esto no pasa de ser una generalización superficial. Puede que en algunos exista una tendencia reprimida que ellos odian en sí mismos, pero en otros casos simplemente lo que hay es una mente rígida, aferrada a conceptos que ni siquiera se han permitido revisar.

Conozco casos de gente cuya homosexualidad es un secreto a voces ¿Cómo podemos ayudarlos?

Si se trata de un(a) amigo(a) o un familiar, lo mejor es darle poco a poco consciencia de su identidad homosexual. Si se hace respetuosamente, tomando en cuenta su derecho a defenderse (“defensa” en este caso, se refiere a aferrarse a lo conocido) y mostrándole con hechos que no tiene nada que temer, eventualmente terminará por sentirse lo suficientemente fuerte como para aceptar la verdad.

¿Cuáles son las principales barreras o miedos que atraviesa una 13922277627pq7fpersona que se encuentra en esa situación?

El miedo más evidente y desde luego, lógico, es al rechazo por parte de su familia y su medio social. En ciertos grupos familiares, especialmente los caracterizados por rígidos preceptos morales o religiosos, el hecho de toparse con una noticia de tal magnitud, no solo despierta actitudes de malestar sino que puede llegarse a comportamientos francamente agresivos.

A mi consulta llegó el caso de un joven de 20 años, que estuvo a punto de morir por la golpiza que le propinó un padre enloquecido.Hay razones más que válidas para temer; pero a veces es peor vivir en un silencio terrible, lleno de sombras y angustias.

¿Se nace o se hace?

Esta pregunta nunca me la hago, porque es la que se suele formular ante las enfermedades y hasta ahora, ningún estudio ha demostrado confiablemente que la homosexualidad lo sea.

¿Cómo podemos reeducar a la sociedad que aún está tan cerrada con respecto a estos temas?

Estoy convencido de que la ruta es dar consciencia de la necesidad de tratar a las personas, sin quedarnos en el tema de sus preferencias sexuales.

Si alguien es valioso, por el solo hecho de la vida que comparte con los demás, ¿qué rayos tengo yo que ver con su mundo más íntimo? Todos tenemos los mismos derechos a buscar lo que creamos nuestra realización.

Si tú disfrutas con un helado de café y a otro le gusta más el de fresa, ¿por qué habría yo de criticar una u otra elección? Tal vez a mí me guste más el de chocolate ¿y qué? ¿De eso no se trata la tolerancia y la diversidad en el mundo?

204Una Frase:

Te dejo una que pertenece a Franz Grillparzer, un dramaturgo austríaco del siglo XIX:

Las cadenas de la esclavitud solamente atan las manos: es la mente lo que hace al hombre libre o esclavo.

Un consejo:

Antes de emitir una opinión –y más si ella afecta el respeto debido a las personas- piensa si de verdad es tuya o la copias de quien suena a tener la razón. Te sorprendería la cantidad de veces que hablas como un loro.

Compra el libro aquí:

Sigue a César Landaeta

Twitter: @celand29

Facebook: César Landaeta H.

Página web: http://cesarlandaetah.com

César Landaeta: Nos enseña a mandar a la gente…¡AL CARAJO!

cesar1Hace 8 años mi sabio padre me regaló un libro cuyo título hizo que se me abrieran los ojos, antes y después de leerlo. “Cómo mandar a la gente al carajo en 10 fáciles lecciones”, es uno de mis libros de “mesa de noche”. Lo he prestado y ha regresado a mi cuando lo tengo que volver a leer. Esta rallado, doblado, “ruñido”, viejito pero… lo amo.

Cuando me enteré que César Landaeta venía a Madrid me puse a gritar eufórica como si de una estrella del pop se tratara ¡¡YO LO AMO!! Le dije a mi amiga que me lo presentó luego (Graaacias prima)

César es Psicólogo, graduado en la Universidad Central de Venezuela y con posgrado en Psicología Clínica en la University of Southern California, USA. Su especialidad es la psicoterapia sistémica de orientación dinámica, dirigida a la resolución de problemas específicos a corto plazo.

Además es escritor de Cómo mandar a la gente al carajo, Homo Herectus, No sea usted tan pendejo, Al infierno se va en pareja, La Buena Nota de Estar Sola, El falso encanto del despecho y Esos “monstruos” adolescentes entre otras publicaciones.

Nos encontramos para hacer la entrevista en una cafetería de Madrid y lo que comenzó comocesar y yo una conversa de trabajo de convirtió en casi 4 horas de compartir experiencias sobre la vida, risas y varios nestea. Una delicia César haberte conocido y que nos hayas regalado a los Taconer@s parte de tu amado tiempo.

PMT: Salió el sol en Madrid,¿ Crees que con trabajo sientes que haces que salga el sol en la vida de la gente a la que llegas con tus libros, tu terapia o tus artículos?

CL: Me parece muy buena esa metáfora no lo había pensado nunca. Yo siempre me he considerado como el que lleva la linterna en el cine. Cuando tú llegas a la oscuridad de la sala y llegas tarde a la película, esta persona viene con su linternita y te dice donde puedes sentarte, y le dices ¡No yo prefiero sentarme allá! Y el de la linternita dice: bueno, si se sienta allá le puede dar dolor de cabeza, mejor siéntese aquí que esta menos cerca de la pantalla, o por aquí que…(Yo le doy opciones a la gente) Si la persona me dice “yo quiero sentarme allí, a mí no me importa que duela la cabeza” pues es su elección. Yo soy muy creyente de la libertad individual y creo que la gente tiene derecho a escoger. Uno como psicólogo o como consejero no tiene derecho a tomar decisiones por los demás. Uno simplemente les pone las alternativas yo no le voy a decir cuál es la que tiene que escoger.

151_LA%20BUENA%20NOTA%20DE%20ESTAR%20SOLAPMT ¿Qué querías ser de niño cuando fueras grande? ¿Ya sabías que querías ayudar a la gente?

CL: No absolutamente. Yo de muy pequeño quería ser bombero. Después quería ser aviador. Después quise ser dibujante de Walt Disney. Ya después quise ser arquitecto, estudié un semestre de arquitectura, hasta que finalmente pasé por la escuela de psicología, entré a un salón y dije ¡Esto es lo que me gusta a mí!

PMT: De la Psicología a la escritura ¿Qué te llevó a escribir?

CL: Escribir es una afición desde pequeño. Me gustaba escribir pequeñas cosas, llevé hasta un diario. A los 14 años empecé a escribir una novela que tampoco. Luego en la adolescencia cuando sufría los despechos, yo “reboté” (le daban puerta) muchísimo en la adolescencia, escribía mis malestares porque yo vivía de despecho en despecho. Los escribía en forma de cuento y me di cuenta que escribirlos me aliviaba. Y esa es una técnica terapéutica que he recomendado a muchos pacientes: escribe lo que te pasa.

En un momento dado alguien me dijo que mis cuentos eran interesantes y me animaron a seguir escribiendo. Comencé con pequeñas cuartillas que ponía en mi consultorio y la gente se las llevaba y yo me decía “a la gente como que le gusta esto”. Intenté escribir en el periódico y por una  de esas cosas me publicaron en varios. Así comencé y ya llevo 10 años.

PMT: ¿Cómo es eso de tu Terapia breve? (yo me apunto y todo)41ylxpw7lsl__sy300_

CL: Yo fui formado en la técnica psicoanalítica. El psicoanálisis es muy largo, muy complicado, profundo, remueve muchas estructuras. Yo creo que el psicoanálisis  es una de las estructuras teóricas más grandes que existen pero como técnica a veces es inaplicable y muy costoso. La gente tiene que ir varias veces a la semana a consulta. A pesar de que es muy efectivo y muy bueno, la mayor cantidad de gente no puede acceder a eso.

Así que yo empecé a estudiar terapia breve, que existe como estructura de tratamiento. En estados Unidos tuvo mucho auge durante los años 60. Después cuando hice el post grado estudié terapia sistémica que viene de la teoría de la comunicación. Es una técnica terapéutica extraordinaria basada en la comunicación humana. Comencé a trabajar con una base psicoanalítica pero la técnica proviene de la terapia sistémica y funciona que a veces parece hasta magia.

homo-erectus-cesar-landaeta-h-4449-MLA3617565404_012013-FPMT: ¿Aplicas terapia en tus libros?

CL: Yo creo que cualquiera que lea mis libros va a encontrar elementos psicoanalíticos, pero no es realmente “libros terapéuticos”. Mi estilo no es ceremonioso, a mí me gusta ser llano o liviano. En la consulta yo le hablo a la gente de esa manera como hablo en los libros. Otro elemento que es muy importante es el sentido del humor. Muchas personas me dicen: “A mí me gusta venir aquí  porque yo puedo aprender sin fajarme a llorar ni descuartizarme por dentro”

En el libro de “Cómo mandar a la gente al carajo yo les digo: “Usted puede hacer eso o no, usted, puede de echo mandarme a mí al carajo o a este libro, esa es su libertad” (risas de ambos) Al final el trabajo de un psicólogo es descubrir la verdad que hay en ti

PMT ¿Cuál fue el primer libro que escribiste?

CL: Fue uno que se llamaba “El adolescente de hoy” en el año 97, era una recopilación de las preguntas que me hacían los padres cuando yo trabajaba con adolescentes.

PMT: ¿Qué libro te sacó del anonimato?cesar-landaeta-cmo-mandar-a-la-gente-al-carajo-alfa-pgs-116-9889-MLV20022341699_122013-O

CL: Cómo mandar a la gente al carajo en 10 fáciles lecciones. Ese libro impactó mucho. La primera edición se vendió en casi un mes. Cuando yo llevé el manuscrito a la editorial el dueño me dijo “Me encanta el título y me encanta el contenido, lo vamos a sacar en julio y los vas a vender” lleva 19 ediciones ya.

PMT: Del montón de libros que tienes ¿Cuál es el libro favorito para ti?

CL: Esa es una pregunta extraordinaria la que me acabas de hacer porque…¿Cuál crees tú? (me rio yo) bueno la mayor parte de la gente no acierta es: Mujeres: Hadas celestiales o brujas venenosas. Ese libro me costó muchísimo trabajo, porque me cuesta mucho pensar cómo piensa una mujer y entrar en la dinámica femenina. Pero resulta que la mayor parte de mis pacientes  y público es femenino. Yo crecí en una familia donde había muchísimas mujeres. Mi mamá tuvo 12 hermanos de las cuales eran 8 tías, más la cantidad de novias que me rebotaron (risas de ambos) Más mi esposa con la que llevo más de 30 años de casado. Es un reto escribir sobre la mujer, sin caer en el feminismo, en el machismo, sin caer en esas posiciones extremas o ridículas. Me costó mucho trabajo y me pareció lo más genuino, lo más auténtico y lo más claro que yo podía decir sobre una mujer. La mujer es otra inteligencia.

libro-al-infierno-se-va-en-pareja-10769-MLV20034257575_012014-FPMT: ¿Qué nos trae de nuevo César Landaeta?

CL: Salió la semana pasada en Colombia la segunda parte de “Cómo mandar a la gente al carajo en 10 nuevas lecciones” y va a salir en México en Marzo. Y dependiendo del éxito que tenga llegará a otros países. Y estoy haciendo una reformulación de “La buena nota de estar sola”

¿Una frase de guerra?

CL: ¡Al carajo con esa gente! (Risas de los dos)

Contacta con César http://cesarlandaetah.com/

@celand29 https://twitter.com/celand29

Facebook https://www.facebook.com/Celand29?fref=ts