A quién sino? 

A quién sino?
A quién te aferras después de Dios si no es a ti?
A quién abrazas con tanta fuerza,
A quién ves en ese espejo cada día?
Quién vivirá contigo hasta que mueras?
A quién sino a ti misma!

Quién te va conceder hasta el último suspiro?
Quién te va a rescatar si estás hundida?
Quién te va a levantar cuando te caigas?
A quién sino tú?

Con quién vas a reir sola cuando estés enamorada?
A quién vas a contarle los secretos de tu almohada?
Quién te seca las lágrimas cuando lloras contigo?
Quién te ama más que tú?

Me dirán egoísta, esto sonará raro…pero si no me amo como yo me merezco, lo seguiré buscando en los errores. ..
Entonces me aferro a mi, con mis defectos, que pa mi son perfectos….

 

Anuncios

El que quiere besar…busca la boca

El que quiere besar…busca la boca.

“Un día me escribió con una intensidad desbordante de piropos y promesas, que dejaban ver claramente interés en relacionarse de alguna forma. Luego de un rato de chateo descarado y directo, puse fin a la conversa con la promesa de una café que nunca llegó”

 “15 días intensos, hasta salimos. Parecía interesado y un día sin más, desapareció”

 “Escribe de vez en cuando, muy interesado. Luego desaparece, aunque revisa todos los estados y le da like a todo lo que pongo. Vuelve de nuevo a escribir y no terminamos de concretar una cita o algo que me aclare el panorama, no sé ni que pensar”

“Salimos por tres meses y no pasaba nada más allá de unos besos y encuentros fugaces apasionados. Me escribía cada día, mostrando interés, pero nos veíamos bastante poco. Hasta que un día luego de nuestro único encuentro sexual, desapareció”

“Bueno si me escribe de vez en cuando, comparto mucho con el aunque se que está casado. El debe saber que yo le gusto mucho porque siempre está pendiente de mi y es muy lindo y especial conmigo…pero nunca pasa nada, y me estoy enamorando ¿qué hago?”

Estos son algunos ejemplos reales que me han escrito, donde la dinámica es la misma, y termina de igual forma. Me llama poderosamente la atención la cantidad de mujeres que me han escrito con el mismo problema, los caballeros que tan efusivamente les pretendían por redes sociales , Tinder, Instragram o por WhatsApp han lanzado su gas pimienta y se han ido a “comprar pan” para nunca más volver ¡¡¿Por qué hacen eso? ¡!

Yo también he sido objeto de deseo de este tipo de caballeros cibernéticos, tímidos emocionales, o con necesidad imperiosa de reafirmar su virilidad. ¿Reafirmar su Virilidad? ¿Para qué? Me puse en contacto con uno de mis amigos expertos en relaciones para que, desde su punto de vista masculino y como terapeuta, me diera alguna respuesta que no estuviera viciada por mis propias experiencias de vida. El Terapeuta Heber Londoño me dijo que los hombres, en algunas etapas de su vida sobretodo después de los 35 años, necesitan reafirmar su virilidad. Y que es muy posible que lo hagan sin doble intensión o sin maldad. Es como un juego, una necesidad imperiosa de sentir que son capaces de despertar el interés de una mujer, cualquier mujer, da igual. Y esto sin pretender ni enamorarla, ni relacionarse con ella.

Osea mi quijada al SUELO, porque como mujer no se me ocurre tamaña estupidez de enamorar un tipo solo para reafirmar mi femeneidad…pero al parecer eso no lo sufrimos muchas mujeres (no generalizo, porque puede que alguna lo haga)

“Hombres que buscan conquistar siempre, por imitación, complejos de inferioridad o necesidad de reforzar el ego, existen varones que buscan enamorar a mujeres siempre. Y no necesariamente buscan una relación con ellas, les basta saber que despertaron amor y que ocupan un lugar primordial en sus mentes. Les dan mensajes de amor, pero en realidad no quieren ni saben amar con honestidad y poco o nada les importa que una o más mujeres se haya ilusionado con ellos. Pueden tener pareja o ser casados, ser infieles alguna vez, pero la necesidad de control sobre una mujer y dominio es el motor de sus días” Lo leí en un artículo es de una investigación del libro “Cómo aman ellos” de Rosa María de Zéfiro, esta es una de las 17 formas de amor de los hombres según esta autora. ¡¡Quijada al suelo otra vez!!

¿Cómo defender nuestras mentes y corazones de este tipo de actitud? Pues hija abra bien los ojos y no se me ilusione ni se me cree expectativas falsas sin HECHOS CLAROS, CONCRETOS Y REALES. Si las palabras son más empalagosas que las acciones que te suenen las alarmas. Si el interés no pasa de un mensaje de texto o una conversación por WhatsApp que te suenen las alarmas. Si no concreta, no invita, no demuestra que te suenen las alarmas. Dejemos de justificar a un tipo que no hace nada por ti. Dejemos de tratar de comprender las razones que no existen en alguien que se comporta así simplemente porque le povocó. No intentemos razonar o buscarle las 5 patas al gato cuando las acciones son tan extremadamente claras.

En una de mis Shows son muy clara con este punto, un hombre interesado es como un BOYSCOUT, está siempre listo. Un tipo que quiere de verdad estar contigo te lo hace saber claramente y sin medias tintas, Un tipo que quiere una relación, o conocerte, o de verdad estar contigo atraviesa océanos en chalana para verte, hace lo que sea, mueve el que te conté, ACTÚA. No se queda en la comodidad de un teclado viendo como te vas enamorando como una misma boba.

Una de las cosas que deben estar claras es que lo que el otro haga o deje de hacer no es tu problema. Lo que realmente te ocupa es ¿Cómo te sientes tú con respecto a eso? Al final la que se termina montando la historieta en la cabeza eres tú misma. Así que si estás pasando, o has pasado por alguien así, primero entiende que no es tan extraño, es una práctica más común de lo que creemos y que está en nosotras ver claramente los actos que acompañan a este “bochinchito” cibernético. No ilusionarse de más si no hay acciones reales lo suficientemente claras como para dejar que el corazón se vaya de bruces y se parta una vez más…eso sí es tu responsabilidad absoluta.

Date la oportunidad, ábrete a conocer gente nueva, pon tus reglas del juego claras, protege tu corazón y tu mente y recuerda que el que quiere besar….busca la boca.

Quiéreme

Quiéreme a viva voz, sin miedo ni angustias, quiéreme de frente, con tu voz potente, sin bemol y en paz. Quiéreme en mayúsculas, como subrayado y ponme en resaltado, delante de todos, como amplificado con 4 cornetas y con redoblantes y hasta panderetas. Quiéreme cantando como serenata, y así me despiertes en la madrugada, quiéreme hasta que retumbe el cielo, que no quede duda, que ayude a tu vuelo. Quiéreme gigante como declarando, como declamando grítalo a la gente. Que todos se enteren, que todos te envidien por tenerme al lado. Quiéreme como yo te quiero, como protagónico, con atención plena, sin duda, sin freno, sin ninguna pena. Quiéreme sin máscaras, sin alternativa, como si queriendo te diera más vida. Quiéreme entonces…como merezco, como yo lo valgo, como yo me amo…y como yo me quiero.
Evlin. (A quién pueda interesar)
Agosto 2018

 

Rezo por ti

 💖“Reza por él, me dijo. Reza para que esté bien, para que se sienta realizado, para que no necesite a nadie, para que se sienta completo y hombre. Reza para que esté dispuesto, sano física y mentalmente, libre y feliz consigo mismo…cuando se encuentren”.
No olvido las palabras que la mamá de un amigo me dijo hace muchos años sabias, como la de toda mujer que ya ha vivido mucho.
Una cosa es estar “desesperada” por tener pareja, y otra muy diferente es desearla sin angustias mientras se vive la vida plenamente. Puede que la vida nos sorprenda con una realidad que sea hasta mucho mejor de lo que imaginamos, así que pide, desea, cree…exige al cielo lo que mereces…Así que …¿rezamos? …hasta mañana mis amores.

Evllin👠

César Yacsirk: “Incrementar nuestras relaciones interpersonales positivas contribuye con nuestro bienestar”

Cesar Yacsirk es Consultor y asesor personal en bienestar y desarrollo personal, basado en lineamientos de la Psicología Positiva y del Coaching Positivo, a nivel ejecutivo gerencial. Asimismo, ha intervenido en procesos de materia de bienestar y de cambio empresarial.

Miembro fundador y actual presidente de la Sociedad Venezolana de Psicología Positiva SOVEPPOS. Docente del Diplomado en Psicología Positiva: base para el bienestar (Cendeco-Universidad Metropolitana). Conferencista nacional e internacional en ciudades tales como Santo Domingo RD, Madrid, Buenos Aires, Sevilla, Coruña y Vigo. Docente universitario en el área de psicología organizacional positiva.

César fue uno de mis profesores en el diplomado de Psicología Positiva, el único profesor masculino del gremio que me tocó a mi. Tiene un sentido del humor increíblemente inteligente, es una de esas personas con las que apetece hablar, de cualquier tema, con una taza de café…o de cholocate en este caso. Recientemente ha presentado un libro con su particular visión acerca de muchos temas actuales, un libro que sin duda te va a enganchar. Gracias profe por regalarme esta entrevista.

Tres palabras que te definen

​Ingenuo, Reflexivo y Curioso​

¿Ya plantaste el árbol?, ¿Ya tienes el hijo? y ahora ¿Escribes un libro?

Siempre, siempre he querido trascender escribiendo un libro, existiendo. Varios determinantes: El primero,  como ya tengo una hija, dejarle un legado para ella y mis nietos… cuando existan. También el haber ingresado al estudio de la psicología positiva y luego el “Club de Escribidores”. ¿El árbol? en muchos frasquitos de vidrio con varios frijoles.​

Chocolate para conversar ¿Porque no café?

En Venezuela es más común el café para iniciar una conversación o citarse con alguien para hablar de todo. Sin embargo, el chocolate en otras partes del mundo tiene igual connotación​ pero unido al placer del chocolate. El chocolate también está relacionado a la felicidad.

¿Qué que motivó a escribir este libro?

​Además de la natural necesidad de transmitir una idea, el difundir puntos de vista temas que me apasionan: las relaciones, la vida y las organizaciones, bajo la lupa de la psicología positiva. Me mueve dejarle un legado a mi hija​, para que cuando ya no este en este plano, pueda conocer tanto ella como sus futuros hijos, como pensaba su papa.

¿Qué vamos a encontrar que nos pueda ayudar en nuestro día a día en el?

​Mucho. Varios de los relatos presentados te pondrán a pensar. Te pondrán a reflexionar acerca de tu visión del amor, de la vida, la vejez, la felicidad​ y de los ambientes laborales

Qué nos hace más positivos ¿El chocolate o la conversa?

​La conversa sin duda. El chocolate, cuya química contribuye a nuestro estado de ánimo, ayuda. Pero es la posibilidad de mantener e incrementar nuestras relaciones interpersonales positivas contribuye con nuestro bienestar.​

¿Es autobiográfico este libro?

​Muchas de las cosas. Por ejemplo, publique un conjunto de cartas escritas para mi hija como si yo fuera Santa Claus, entregadas a través de los años. Escribí igualmente mi visión acerca de la feminidad desde la visión de un hombre heterosexual llamado “la mujer que soy”​ También un punto de vista acerca del anciano que quiero ser, de como quiero envejecer. Hay otros textos sin embargo, que son un ejercicio literario.

 

 

¿Se puede vivir con chocolate positivo en el alma?

​Tan necesario como el aire…​

Compra 

 Chocolate para Conversar AQUÍ

 

 

La chica de la maleta

A la pequeña ciudad de Maquitrán un día llegó Manolita, una mujer rubia, de apariencia normal. Manoli, como la conocían sus amigos, había llegado en tren, cargada con sus maletas, para instalarse en un pequeño piso en el centro de la urbe. Cuando llegó, y a pesar de que no parecía destacar por nada, todo el mundo hablaba de ella. ¿Qué era lo que la caracterizaba? ¿Por qué la gente hablaba de Manoli? Lo que la hacía ser una persona singular era su forma de caminar, o quizás más exactamente su manera de desplazarse. También se la conocía como la chica de la maleta. Siempre llevaba una maletita en la mano y no la dejaba nunca. No importaba dónde iba, porque ella siempre llevaba su maleta marrón y una larga cinta dorada de la que colgaba, y se desplazaba bailando y siguiendo un ritmo  interior.

Pasados unos días de su llegada a Maquitrán ya la conocía todo el mundo. A unos les hacía gracia, otros la dejaban pasar de largo, pero nadie era capaz de entender por qué ella no caminaba, ¡bailaba! Tampoco nadie sabía a qué se dedicaba Manoli. Vivía muy humildemente, vestía de manera sencilla, casi siempre con la misma ropa, vieja y gastada. A menudo la gente la trataba con desprecio, burlándose de ella y llamándola loca, tarada, pobretona…

Pasaron algunos años, hasta que un día llegó un rumor que se extendió por toda la ciudad. Manoli había entrado a formar parte del teatro de la ciudad y era la nueva bailarina principal del teatro.

–¿Cómo puede ser? Si era aquella mujer que llegó en tren hace unos años –decían unos.

–¿Cómo pudo ocurrir?, si la gente se reía de ella –comentaban otros.

Desde el día en que Manoli consiguió el papel dejó de ir bailando por la calle, y ya solo lo hacía durante sus actuaciones y giras por el mundo.

Cuando la gente iba a verla actuar quedaban sorprendidos de su perfección en el baile y de sus movimientos. Era una gran bailarina. Muchos se arrepintieron de haberla juzgado sin saber casi nada de su persona, otros pensaron que su constancia y su movimiento la habían ayudado a superarse, y otros creyeron que era una persona de una gran confianza y fe, pues si no se hubiera esforzado y no hubiera tenido fe en ella misma no habría conseguido nada Estaba claro que Manoli había luchado por unos objetivos a pesar de las dificultades.

Pero ¿qué guardaba en su maleta? Pues guardaba una piedra que le había regalado su Padre con un mensaje tallado a mano que decía: «Practica, hija, practica en cada segundo de tu vida, confía en ti, lucha por lo que quieres y nunca dejes de tener fe».

Cuando llega la calma

Cuando llega la calma, se va la espera.

El impulso se agota en el intento.

Se ahoga el desespero en un “me quiero” y ya no espero nada, ni un te quiero.

Cuando llega la calma, invade el sueño, el sueño de soñar con lo sincero.

Se centra el desconcierto en un me espero, te invades de paciencia en lo certero.

Cuando llega la calma se confía, que no tarda en llegar lo que merezco, pero ya sin agobios ni “aceleros”, desde La Paz bendita del silencio….

Evlin