Inspirada

…y es saberte, y es volver a sentir que me tocas el alma. Que besas ese trocito de cuello que desmorona la razón…y a kilómetros no hay calma hay memoria, por tantas veces que la perdimos juntos. Esa memoria que sabe mucho a cama, de esas ganas, de ese abrazo que selló la despedida…y cada uno a su infierno porque el cielo se quedó en aquella habitación…y sentirte…y pensarte y al segundo encontrarte.
Evlin Pérez Yebaile

Anuncios

La chica de la maleta

A la pequeña ciudad de Maquitrán un día llegó Manolita, una mujer rubia, de apariencia normal. Manoli, como la conocían sus amigos, había llegado en tren, cargada con sus maletas, para instalarse en un pequeño piso en el centro de la urbe. Cuando llegó, y a pesar de que no parecía destacar por nada, todo el mundo hablaba de ella. ¿Qué era lo que la caracterizaba? ¿Por qué la gente hablaba de Manoli? Lo que la hacía ser una persona singular era su forma de caminar, o quizás más exactamente su manera de desplazarse. También se la conocía como la chica de la maleta. Siempre llevaba una maletita en la mano y no la dejaba nunca. No importaba dónde iba, porque ella siempre llevaba su maleta marrón y una larga cinta dorada de la que colgaba, y se desplazaba bailando y siguiendo un ritmo  interior.

Pasados unos días de su llegada a Maquitrán ya la conocía todo el mundo. A unos les hacía gracia, otros la dejaban pasar de largo, pero nadie era capaz de entender por qué ella no caminaba, ¡bailaba! Tampoco nadie sabía a qué se dedicaba Manoli. Vivía muy humildemente, vestía de manera sencilla, casi siempre con la misma ropa, vieja y gastada. A menudo la gente la trataba con desprecio, burlándose de ella y llamándola loca, tarada, pobretona…

Pasaron algunos años, hasta que un día llegó un rumor que se extendió por toda la ciudad. Manoli había entrado a formar parte del teatro de la ciudad y era la nueva bailarina principal del teatro.

–¿Cómo puede ser? Si era aquella mujer que llegó en tren hace unos años –decían unos.

–¿Cómo pudo ocurrir?, si la gente se reía de ella –comentaban otros.

Desde el día en que Manoli consiguió el papel dejó de ir bailando por la calle, y ya solo lo hacía durante sus actuaciones y giras por el mundo.

Cuando la gente iba a verla actuar quedaban sorprendidos de su perfección en el baile y de sus movimientos. Era una gran bailarina. Muchos se arrepintieron de haberla juzgado sin saber casi nada de su persona, otros pensaron que su constancia y su movimiento la habían ayudado a superarse, y otros creyeron que era una persona de una gran confianza y fe, pues si no se hubiera esforzado y no hubiera tenido fe en ella misma no habría conseguido nada Estaba claro que Manoli había luchado por unos objetivos a pesar de las dificultades.

Pero ¿qué guardaba en su maleta? Pues guardaba una piedra que le había regalado su Padre con un mensaje tallado a mano que decía: «Practica, hija, practica en cada segundo de tu vida, confía en ti, lucha por lo que quieres y nunca dejes de tener fe».

Cuando llega la calma

Cuando llega la calma, se va la espera.

El impulso se agota en el intento.

Se ahoga el desespero en un “me quiero” y ya no espero nada, ni un te quiero.

Cuando llega la calma, invade el sueño, el sueño de soñar con lo sincero.

Se centra el desconcierto en un me espero, te invades de paciencia en lo certero.

Cuando llega la calma se confía, que no tarda en llegar lo que merezco, pero ya sin agobios ni “aceleros”, desde La Paz bendita del silencio….

Evlin

 

Cenizas quedan. #Miladopoético


“Dicen que donde hubo fuego
las cenizas quedan.
Pero las cenizas locas con el aire juegan,
pasan las horas,
pasan los días,
las cenizas quedan.

Dicen que jugar con fuego
casi siempre quema.
Y que al quemarse lento en cenizas llegan,
pasan las días,
pasan los años,
las cenizas quedan.

Dicen que el tiempo cura las heridas
que dejó la hoguera.
Que al remover todo las cenizas vuelan,
se las lleva el aire, se las lleva el viento
y al final de todo… siempre te liberas…”
Evlin

Esto También pasará.

Había una vez un Rey que deseaba una frase que le ayudara en momentos difíciles. ..

Decidió pedir a todos en su reino que buscaran una frase. Quien la consiguiera sería su más fiel servidor para siempre y tendría todo lo que deseara.
Muchos filósofos, pensadores, artistas, dramaturgos, escritores y sabios enviaron sus propuestas al rey, pero ninguna llenaba sus expectativas.
Sin éxito, triste y agobiado, el rey caminaba por el palacio y uno de sus criados, el más anciano de todos, se le acercó y le dijo
-Su Majestad, con todo respeto creo tener la frase para usted. Pero debe confiar en mí y leerla solo en caso de extrema necesidad.
Y le dio un papel pequeño con la frase escrita.
El rey, la metió dentro de su anillo y le prometió leerlo en caso de extrema necesidad.
La hambruna y la guerra llegaron a la comarca y el rey perdió sus tierras y su reino. Deprimido y sin fuerzas para seguir luchando el rey recordó que en su anillo guardaba la frase que el anciano que había dado hacía varios años. abrió el anillo y la leyó ” ESTO TAMBIÉN PASARÁ”
Inmediatamente se llenó de fuerza, de esperanza y ganas de luchar por lo suyo y se dedicó a dar la batalla hasta que recuperó sus tierras y su reino 💛💙❤
Una gran fiesta se daba en el castillo, todos felicitaban al rey por sus hazañas. Felices cantaban, bailaban y comían. En medio del jolgorio el anciano se le acercó nuevamente al rey y le dijo:
-Su Majestad, con todo respeto, Vuelva a leer la frase.
Del libro “La Culpa es de la vaca”

No olvides incluís esta frase en tu vida:

Jorgita Rodríguez: “Concentrar las energías en aquello en lo que somos buenos”

Para hablar de Jorgita Rodríguez hay que quitarse el sombrero. Tiene más de 30 años de carrera dedicada a hacer algo que se le da sin duda, de maravilla: Producir. Ha estado a la cabeza de las producciones teatrales más importantes de los últimos tiempos en Venezuela y ha girado con ellas por varias ciudades del planeta. Ha trabajado con grandes expositores de nuestro talento, a nivel nacional e internacional, como Tania Sarabia, Mimí Lazo, Luis Chataing, El Profesor Briceño, Cayito Aponte, Luis Fernández, Claudio Nazoa, Leonardo Padrón, Ruddy Rodríguez y El George Harris entre otros muchos. Es una mujer con un montón de admirables talentos desde escribir hasta tocar piano. Pero más allá del profesionalismo impecable de Jorgita, hay una mujer. Una mujer dulce, mamá, enamorada de la vida y que destila femineidad. Que se define como “una romántica que cree en el príncipe azul pero que no lo necesita para ser muy, muy feliz.” 

A pesar de que yo llevo muchos años fuera de Venezuela, el nombre de Jorgita Rodríguez cruzó el Atlántico, llegó a mis oídos hace varios años y comencé a seguir el trabajo que hace en su página vayaalteatro.com y con sus producciones hechas por y para mujeres como es el caso de su nuevo ciclo “Volver a lo Femenino”.  Es fortalecer, nuevamente, los escenarios con ese movimiento de teatro hecho por mujeres y que representó tanto para la movida cultural en Venezuela hace dos décadas. Gracias Jorgita querida, un honor para mi entrevistarte para Por mis tacones, mi admiración por siempre.

Tres palabras que te definen.

Perseverancia, trabajo, constancia.


¿Qué soñabas ser de niña?

Lo que soy. Ni más ni menos. Había un amigo de mis padres que nos miraba a mi hermana y a mí cuando éramos unas pequeñitas de 9 años ella y de 10 yo, y decía: (a mi hermana)” tú vas a ser la mujer de hogar con esposo e hijos .  Y tú (a mí) serás la mujer de mundo. La que va a correr tras el éxito propio. No se equivocó. Solo le faltó decirme que también sería una mujer de un hogar con muchos hijos (propios y de otros) a quienes soy capaz de atender con devoción.

Has trabajado con grandes artistas de nuestro país ¿Con quién desearías trabajar que no hayas trabajado aún?

He trabajado con gente muy hermosa. Gente que termino amando y se convierte en mi familia. Me encantaría trabajar, por ejemplo con Óscar d´Leon. Producirle un monólogo musical de su historia de vida y del éxito que alcanzó y mantiene hasta el día de hoy.

Eres mamá, no sólo de tus hijos, sino también de muchos de los que te rodean ¿Cómo has manejado la faceta de madre con la de la producción, ambas tan demandantes?

He trabajado toda mi vida desde mi casa. Mis hijos han estado a mi lado desde que nacieron, en un camerino, en una sala o en una gira. He sincronizado mi vida personal con la vida como productora, y he logrado tal sincronización, que siento que una de mis vidas no puede estar separada de la otra. Ambas están cosidas a mí. Así pues, instalada con la oficina en mi apartamento, mientras monto un proyecto, también monto una arepa o escucho a luis francisco contarme de su examen de matemáticas.

Los hijos que van apareciendo, hijos de parejas , de hermanos, de amigos, se fusionan de tal manera con Jorgita la madre-la productora-la mujer que, aunque sea su jefa,  terminan llamándome mami y yo amándolos como si fueran muchachitos que parí.

¿Qué te apasiona?

Tener siempre un plan. Abro los ojos  allí aparece algo que inicié el día anterior y que hay que continuar trabajándolo o algo que se me ocurrió la noche anterior, o algo que soñé…

Eres una mujer multifacética. Cantas, escribes, eres locutora, compones y hasta estudiaste piano ¿Por qué decides estar en el “backstage”?

Porque descubrí muy temprano que soy buena en ese lugar y que podría lograr mucho desde allí. Porque hay un sello con el que  viene cada quien al mundo  y que lo pone en el lugar que le corresponde. Hay que estar pendiente de ese llamado para no dispersarnos haciendo otras cosas. Es lo que yo llamo concentrar las energías en aquello en lo que somos buenos, consolidarnos y convertirnos en  los mejores.

En paralelo a la productora de teatro, he hecho todo lo demás y con eso llego a otros espacios y complemento otros reclamos y urgencias de mi alma. Me gusta escribir…mucho. Mi instagram está lleno de lo que escribo y quiero transmitir a quien pueda interesar. Haré mi página web para vaciar todo cuanto escribo en ella, mis entrevistas, mis anécdotas y vivencias  con esa humanidad mágica llamada “artista”.

He compuesto modestas canciones para mis hijos, he tenido dos programas de radio , canto para mí y para mis amigos y el piano lo retomaré en su momento oportuno. Tal vez ya esté por llegar ese momento.

 Más de 30 años de impecable carrera se dicen rápido ¿De qué te sientes orgullosa? 

Orgullosa de mis 30 años de impecable carrera. De haber logrado mantenerme dentro de la ética, pese al miedo,  de ser libre en todos los aspectos y de poder tener la frente en alto siempre. De no haber caído en tentaciones de las que luego pudiera haberme arrepentido.  De tener los mismos sueños que cuando empecé y, a diferencia de entonces, darme cuenta que todos esos sueños son realizables.

Háblame del ciclo teatral “Volver a lo Femenino”

Es un ciclo que he querido traer obras y monólogos de teatro hechos por mujeres, con temáticas femeninas, a fin de rescatarnos un poco del agobio cotidiano de la política, tan “tragediosamente” determinante de nuestras vidas y recordar un poco todo el universo maravilloso que somos las mujeres.

Amo ser mujer. Amo toda la magia de la femineidad. Lo maduras y adultas que las mujeres podemos ser y lo niñas que podemos llegar a sentirnos cuando nos lo permitimos. Amo saber que somos un contenedor infinito de amor para los hijos, la familia, los amores. Ese mundo al que pertenezco y que se afianza a medida que pasan los años y que cada día me sorprende con un nuevo descubrimiento. Volver a lo femenino es volver a nosotras. Recrearnos en las historias de otras mujeres. En pocas palabras “traernos de vuelta” hasta nosotras mismas.

Dada la situación país. ¿Qué le aconsejas a los que siguen aquí luchando por sus sueños en este medio artístico?

No rendirnos. Creer siempre en lo que somos y en los sueños que nos habitan. Intentarlo todos y cada uno de los días de nuestra vida..

Nosotras ¿Somos puro teatro?

Realmente sí…cuando queremos.

Sigue el trabajo de Jorgita aquí:

Facebook @talentofemenino @vayaalteatro 

Instagram @jorgitarodriguez @vayaalteatro

El ciclo “Volver a lo Femenino” estará durante todo el mes de Mayo en el Centro Cultural BOD.

Martín Brassesco: “El mundo que quieres empieza por ti”

By Yndira Colmenarez

Yo era fan de Martín, el actor. Me derretía en las novelas. Suspiraba con esa cara linda que tiene cuando lo veía en la pantalla.

Conocí a Martín en Barcelona hace una pila de años. El era actor en una obra de teatro de un local pequeño que yo programaba en Barcelona. Casi caigo desmayada cuando lo vi de frente. Hoy puedo decir que somos buenos amigos. Dicen que la vida te hace coincidir con gente que se parece a ti. Soy fan de su forma de ser, de su discurso congruente, de lo gran persona que es. No me extraña para nada que ahora nos permita compartir de su particular sabiduría con Proyecto Joy.

 

Gracias Martín por ser consecuente conmigo, por ser de verdad. Te deseo mucho éxito en este nuevo proyecto que emprendes. Te sigo admirando y aplaudiendo de pie. Y a ustedes que me leen, no se pierdan cada paso que de este maravilloso ser humano con Proyecto Joy.

Tres palabras que te definen:
Apasionado, sensible, disciplinado.
Mucha gente  pensará que las figuras públicas viven “para afuera” ¿en qué momento se decide mirar hacia adentro?
Provengo de una familia muy introspectiva e introvertida. Mi padre es librero, mi madre ha sido maestra, tengo hermanos científicos y humanistas. Aunque siempre fui el extrovertido o el más sociable de mi familia, mirar para adentro no me es ajeno. Sin embargo, creo que esa “mirada para adentro” se acentuó hace unos tres años cuando empecé a investigar en torno a la meditación y a leer no solo literatura sino también a algunos líderes espirituales.
¿Cómo saltas del teatro y la televisión, a la escritura?
He escrito desde hace muchísimo tiempo, casi paralelo a la actuación. Hace muchos escribí una obra de teatro infantil llamada “El Tesoro de Rosalía”, a cuatro manos con Rossana Veracierta y desde hace unos años desarrollo mis propios proyectos audiovisuales en los que soy guionista. El último fue el cortometraje “The Traveler”, en el que también actué e hice de productor.

by Lydia Cazorla

¿Felicidad idílica o bienestar? Alegría, me gusta más hablar del desarrollo de un espíritu alegre. La felicidad que se pretende vender como algo permanente y sin altibajos no me gusta. Creo que es algo que debemos tener como ideal pero con la conciencia de que no es posible al 100% el 100 del tiempo. Sería una locura y muy poco interesante, además.

¿Qué es proyecto Joy?
Es una plataforma 2.0, audiovisual y literaria que invita a la reflexión y a la unión entre las ideas y las emociones para generar un mundo más amable.
¿Cómo nace la idea de compartir con la gente lo que piensas de la vida?:
Nace de la convicción de que todo lo que se comparte, sean ideas, afecto, amor, cosas materiales, acaba por multiplicarse. Ese “pedazo” de mí que te doy, cobra vida propia a la larga. Como las células que se dividen y generan luego una vida independiente.
¿Autoayuda o autoconocimiento?
Me quedo con conocimiento y conciencia. Son términos más concretos.
¿Qué trae de nuevo Proyecto Joy?
El formato dividido en tres partes (redes, video y libro) y la conexión entre mundos tradicionalmente separados por prejuicios culturales: el intelecto y el espíritu.

by Sol Borrero

¿Se vale estar triste? Por supuesto! La tristeza es un matiz de la alegría. Nos lleva a sitios y reflexiones que no alcanzamos con la alegría. Todas las emociones, siempre y cuando no terminen agrediéndote a ti o a tu entorno, son no solo válidas, sino necesarias para conocernos mejor.

¿Qué temas vamos a compartir contigo en Proyecto Joy?
Diversidad, espíritu alegre, libertad, crisis y oportunidades, la felicidad a través de la historia, la relatividad del éxito y el fracaso, la humildad, acción y recompensa, el perdón, realismo e imaginación, el poder del arte, etc. etc.
¿La felicidad tiene receta?
La de cada quien, como las dietas.
¡Sigue a #ProyectoJoy!
Cada domingo un nuevo artículo que se discute los Lunes en vivo.
Instagram y Twitter @martinbrassesco
Facebook Fb.com/martinbrassesco (Live los lunes)