5 síntomas de que finalmente tienes amor propio

Por Evlin Pérez @pormistacones

  1. Sales de ti y te observas. Cual seguidor de teatro, sales de ti y te vuelves vigilante de “la loca de la casa”: tu mente. Con esos ojos externos, miras con lupa lo que te dices y lo que piensas. Por fin se acabó el “No sirvo para nada”, “Qué fea estoy”, “Soy estúpido”, “En la lucha”, y demás expresiones y pensamientos limitantes. Finalmente eres consciente de que lo que dices y lo que piensas crea tu realidad. Eres cuidadoso y bondadoso con las palabras hacia ti y hacia los otros. Te pones a dieta de chismes y de malas noticias. Ahora eres tan claro contigo y con los demás que casi ni te reconoces. Hablas más contigo dicen que eso de locos, aunque yo creo que es de personas con inteligencia superior, sobretodo la emocional.
  •  Tu cuello ya no voltea a donde no debe mirar. Lo que piense la gente, es suyo. Lo que la gente haga, ya no te lo tomas personal. Lo que opinen de ti es de los otros ya te resbala. Si el otro quiere cambiar que lo haga, ya dejó de ser tu problema. Dejas de meterte en la vida ajena porque la tuya es deliciosa.  Te alejas de los “opinadores” de ofcio. Eliges mejor con quien te juntas desde tus amigos, socios y hasta tu pareja. Ya no aceptas que nadie te trate diferente a como tu lo haces contigo.  Si alguien no debe estar en tu vida, lo alejas con una delicadeza que nunca antes habías experimentado y lo que sientes, en lugar de culpa, es una paz envidiable. Aprendiste a decir no ¡y que gusto te da!
  • El espejo ya no es tu enemigo. Finalmente aceptas el cuerpo que tienes porque es único y perfecto. Si algo no te gusta le pones remedio al asunto y te cumples. Eres tan coherente que si comienzas la dieta el lunes no la dejas el martes.  Ya no te da miedo verte a los ojos porque amas lo que reflejan: tu alma.

La persona que ahora ves reconoce sus talentos y fortalezas, y sin duda hace lo que ama. Ya no andas como la bruja de blanca nieves preguntando a tu espejo quien es más bonita, ya NO TE COMPARAS CON NADIE porque sabes que eres único.

  • Te emocionan las crisis. Si te lanzan en medio de un desierto con una gota de agua floreces. El entorno ya no define tu realidad porque aprendiste a creer en ti. Sabes que eres capaz y te arriesgas, te lanzas confiando en tus capacidades y talentos. Sabes que desde el servicio al otro todo llega y que nunca estás solo en el camino, porque tienes certeza en que algo más grande está contigo y te sostiene. Hueles las oportunidades de lejos, vas por ellas y no esperas que aparezcan. Dices SI sin miedo porque entendiste que, si sale mal, pues era un experimento del que seguramente aprenderás para seguir creciendo.
  • Te gusta tu soledad porque sabes que te tienes. Ya te da igual la gente que te manda a casar o que te ve con cara de pobrecita. Y si estás en pareja sabes que tus espacios contigo no son negociables. Encontrarte en tu paz a solas es un signo inmenso de amor propio. Nadie es responsable de ti, ni de nada de lo que te sucede. Cuando descubres eso y lo aceptas amarás tu compañía para siempre.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s