Guía Rápida para aprender a poner límites siendo flexibles

file9401340645270En la vida es muy importante aprender a poner límites. A tus amigos, a tus compañeros de trabajo, a tu pareja. No es cosa fácil y más si has sido criada para complacer al mundo entero. A decir SÍ ante cualquier solicitud pasando por encima de tus necesidades o tiempos ¡No señorita! Vamos a aprender a empoderarnos con respecto a los límites. Aquí te dejo algunas cosas que a mi me han funcionado.

La impuntualidad. Dicen que es de estresados ser “puntuales” yo es que SUFRO de puntualidad. Así que, una de las cosas que más me molesta es la gente impuntual. Eso no quiere decir que no puedas ser flexible. Así que decidí poner un tiempo límite de espera (15 minutos) y avisar a la persona el mismo día de nuestro encuentro recordándole la hora. Si sé que esta persona es “impuntual” por naturaleza, que los hay, simplemente le digo que nos veamos un poco antes de lo que yo he previsto. Así ni sufre el otro, ni sufro yo.

Fecha de NO retorno. Tengo la “buena” costumbre de ponerme una fechas. Hace mucho tiempo tuve una “relación” que me dejo sufriendo por aaaaaaaños ¿vale la pena eso? Así que desde ese entonces decidí ponerle fecha de NO retorno a las situaciones que no me hacen feliz. Una ruptura, una tristeza, un problema con un amigo, o en el trabajo, una “pensadera”. Siempre me digo: ¡hasta esta FECHA! ¿y sabes qué? ME FUNCIONA.

Un día es un día. Muchas veces no sabemos ponerle límites a los mandatos sociales. Hay días en los que simplemente no queremos hacer nada. Días en los que ni siquiera nos provoca arreglarnos. Yo he pasado días sin usar maquillaje porque simplemente no me apetece ¿Y qué pasa con eso? ¿Qué es “políticamente incorrecto” no ir de punta en blanco, estar siempre sonriente, siempre dispuesta?….¿ Y si hoy no te da la gana?, se paciente contigo…ya verás que al final todo pasa y ¡Un día es un día!

Habla lo que te molesta “Calladita estás más bonita” es posible, pero seguramente más enferma también ¡Cómo nos cuesta decir lo que no nos gusta! Si algo te molesta, respira, organiza las ideas y HABLA ¡La gente no es adivina mi amor! Y ¿sabes qué? Pecamos al pensar que si lo son. Que si nos quieren “deberían” saber lo que necesitamos. Desgraciadamente no es así. Y lo mejor de hablar es que tú te sentirás mejor con los demás y contigo misma.

Por ahí no paso. Hace años leí en “Cómo mandar a la gente al carajo” de César Landaeta que dice: “Aprenda a usar su poderoso NO, ponga límites entre usted y los demás” Entonces comencé a verme como un territorio con sus fronteras y también a los demás. Supe que había fronteras que no debía pasar sin permiso del otro y que tampoco podrían pasar sin mi permiso. Hice una lista de cosas que no pasaría por alto.

Evlin Pérez Yebaile

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s