Soy uno de “esos dedos tan famosos”…

Amigos-para-siempreHace un par de días, recibí un mail de mi compadre, que se titulaba “Esos dedos tan famosos” (Me sorprendió la verdad). Al leer el correo, venía con un hermoso agradecimiento por tantos años de amistad, y ahora casi familia, al ser la madrina de su único hijo varón,  honor que me han hecho.  Así que después de secarme las lágrimas le escribí de vuelta, pidiéndole permiso para compartir su hermoso escrito con ustedes: LA AMISTAD…gracias a Dios que existe.
“Amistad es una de las palabras mejor conocidas mundialmente y supuestamente entendida, pero cuando ahondamos en el tema de su significado, en realidad muy pocos la conocen, valoran, viven y disfrutan. Es más, de hacer un examen de conciencia después de leer estas líneas, es muy probable que se llegue a la conclusión que sobran los dedos de una mano para contar quien en realidad lleva plenamente puesto el traje de amigo o amiga; alguien que realmente nos haya demostrado, de corazón, alma y cuerpo, con el paso de los años, que valió la pena elegirle como acompañante en nuestro recorrido cuando algún día la vida nos cruzó en el camino. Porque, como bien dicen, los amigos son la familia que nosotros tenemos la oportunidad de elegir.
Los amigos son ángeles que la vida nos concede para sostenernos, apoyarnos, comprendernos, impulsarnos, compartir y estar. Algunos llegan para quedarse, pocos, muy pocos para apoyarnos total y desinteresadamente en ciertas partes, historias, momentos, situaciones de esta experiencia humana. Hay amigos quienes son grandes maestros, algunos de excelentes lecciones y apoyo y también los hay que, con deslealtad, nos hacen también crecer y nos legan experiencias para que nadie nos cuente de qué se trata todo eso que llaman envidia, malas intenciones o traición.
Lo cierto es que a través de los años es innumerable la cantidad de personas con las que podemos compartir en la vida; desde pequeños interactuamos, tenemos que aprender a vivir en sociedad, en familia y entre compañeros de estudio, de agrupaciones como el OUSB, de trabajo. La mayoría de esas personas que pasan por nuestras vidas aportan a nuestra historia por épocas y aunque alguna vez les llamamos amigos, quizás se queden con el título de buenos conocidos, conocidos, compañeros, colegas o amigos pasajeros.
amigosLa amistad, como el amor de pareja, es cuestión de dos. Incluso, si no hay amor, no hay amistad. Una cosa lleva a la otra. Es un vínculo que nace, crece y se desarrolla para compartir, apoyarnos, enfrentarnos, sumar en todos los sentidos, hablar de experiencias, de situaciones económicas y hasta de aventuras, aceptándose cada uno las debilidades y las cualidades del otro y por encima de todo eso, compartiendo.

La amistad no se impone, ni se programa, como todo en la vida requiere de un esfuerzo de las partes involucradas para conseguirlo y lo más importante es poner los medios para lograrlo y mantenerlo.
La amistad no se centra en las cualidades del otro sino más bien en nuestra propia esencia: cómo somos, las cualidades que tenemos, qué sentimientos nos provoca. La amistad no origina simpatía hacia la persona sino empatía: capacidad para comprender y para compartir alegrías y tristezas.
amigos2El verdadero amigo es aquel que a pesar de saber cómo eres te quiere. Es aquél que está a tu lado incluso cuando podría estar en otra parte. Un amigo no te busca para matar las horas, sino que te busca para vivirlas! La verdadera amistad es aquella que la entregas de corazón sin esperar nada a cambio. Un amigo es alguien para confiar y compartir desde tus proyectos, problemas, inquietudes, sueños y fracasos. La amistad termina donde la desconfianza empieza. Una verdadera amistad no es estar inseparables, es ser capaz de separarse y no cambiar nada. Un amigo te ayuda a avanzar superando tus miedos, trata de evitar que retrocedas. Un amigo te ayuda cuando fallas, nunca te da la espalda. Un hermano puede no ser un amigo, pero un amigo será siempre un hermano. Un verdadero amigo te critica de frente y te da honor a la espalda. Los amigos son aquellas personas que en los momentos difíciles está contigo. En la amistad buscamos la ayuda incondicional, nos apoyamos con los amigos para pasar mejor las tristezas, duplicar las alegrías y dividir las angustias por la mitad. La amistad sincera es recíproca, ambas personas enriquecen esa relación, creciendo y aprendiendo de ella.
Es importante brindar una mano y ser luz para otros que necesitan una mano de apoyo… que dejemos lo nuestro para estar allí por ellos. Los amigos son para siempre”.
Paulino Blanco
(Mi compadre y taconero ilustre)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s