MARIELA MICHELENA: Estamos hechas para DAR

Mariela Michelena Foto: Ángela Martín Retortillo

Mariela Michelena
Foto: Ángela Martín Retortillo

Mariela Michelena llegó a mi vida en forma de libro. Recuerdo claramente un verano en Barcelona, mientras todos se divertían en la playa, yo lloraba amargamente mientras leía “Mujeres Malqueridas” bajo una sombrilla frente al mar.  Ese libro me levantó de mi cama tras una depresión por un mal amor. Me animó a escribir, me llevó a creer y a tener hoy en día POR MIS TACONES.

En algún momento de estos años , en el que releía como por 4ta vez el libro, para agregarlo en uno de mis shows, le escribí agradeciéndole a un mail que aparecía en la solapa, sin esperar respuesta, solo quería darle las gracias.

6 Años más tarde, una noche donde las casualidades no existen, la vida nos cruzó en una calle de Madrid. Cuando le pedí su tarjeta y vi su nombre impreso, casi me muero.  La abracé enganchada, se me salieron las lágrimas, como quien abraza a una amiga a quien se quiere desde el alma y hace mil años que no ve…

Entrevistar a Mariela, más que un trabajo es una bendición. Llegué a su consulta, de fantásticas vistas y llena de orquídeas que me recordaba a nuestro bello país. Un par de tés y una merienda más tarde comenzamos la charla, ahora…entre amigas:

PMT: Las mujeres buscamos a alguien que nos quiera, pero nunca a alguien que nos quiera “bien” ¿Cual es la diferencia?

MM: Las mujeres buscamos a alguien que de alguna manera reproduzca la relación con la madre, que es una relación bastante más complicada que con el padre. Entonces, la intensidad de la relación con la mamá y las desventuras de la relación con la mamá son las que reproducimos.

Buscamos a alguien que nos necesite, alguien que no pueda vivir sin nosotras y en esa medida nosotras nos convertimos en indispensables para el otro pensando que así, compramos su cariño, lo tenemos asegurado etc. De manera que “con lo buena que yo soy con el”, “con lo servicial”, “con lo encantadora”… además, ¡nadie lo va a querer como yo! , ¡nadie lo va a escuchar como yo!  y ¡nadie le va a hacer esta lista de favores que yo le hago! …ergo: ¡TIENE QUE QUERERME!  

Ese razonamiento está estupendo con un bebé,  no con un hombre. El bebé depende de ti y te agradece con su amor, con su sonrisa y con sus pataditas toda es cantidad de sacrificio que hacemos las mamás por ellos. Pero un hombre no, un hombre te da la gracias, te da dos besos y se va con la “gatica” de al lado.

Normalmente lo que se dice es que si tu tienes una “alta” autoestima van a hacer que te quieran “bien”…cuidado. Hacerte querer bien es permitir que el otro te haga favores a ti, que el otro te cuide a ti, es quitarte la “capita”. A veces nosotras nos elevamos por encima del bien y del mal con nuestra “capita”, y nos sentimos capaces de TODO y eso es una autoestima muy mal entendida, que da como consecuencia, una autoestima por los suelos.

Hacerse querer bien es bajar tu la guardia y decir “yo necesito” no “YO PUEDO”. Es aceptar que yo soy frágil, yo necesito que me cuiden, yo necesito que me quieran y a veces son lo del autoestima lo que se vende es “TU PUEDES CON TODO”. Y ahí vamos nosotras pudiendo con todo pensando que vamos a cambiar al hombre este…(risas de ambas) ¡Pues NO!

PMT: ¿Tú crees que las mujeres aman más de lo que se las ama?

 MM: A nosotras nos encanta amar, porque estamos hechas para amar y para cuidar. Y nos cuesta mucho recibir, porque nos cuesta mucho pedir. Mientras nosotras somos las que damos, las que ofrecemos , las que ayudamos…ese es un papel de “superioridad” que nos encanta y que además nos es natural.

Siempre digo que estamos hechas para la época de las cavernas, estamos hechas para ser mamás, para parir, para criar niños, cuidarlos, eso significa que estamos hechas para DAR, para olvidarnos de nosotras mismas, para postergarnos, para pensar más en el otro que en nosotras. Es algo que de alguna manera esta en la biología para la conservación de la especie. Los seres humanos no somos solo “biología, somos cultura. Eso significa que , una vez que sabes que esto es así ¡cámbialo!

PMT: En tu experiencia con tus pacientes, ¿Crees que las mujeres  siempre esperamos más de una relación, de lo que en realidad nos da?

MM: Es bien contradictorio, porque somos bien contradictorias. Nosotras no pedimos (¿Cómo vamos a pedir si nosotras lo podemos todo?) pero esperamos del otro SIN PEDIRLE. Con lo cual, yo siempre digo que estamos pidiendo dos cosas en vez de una : Estamos pidiendo, lo que estamos pidiendo y además nosotras queremos que el otro adivine que es lo que nosotras estamos pidiendo ¡Se lo ponemos muy difícil al otro! porque nosotras estamos hechas “para adivinar lo que el otro necesita”. Un bebé llora y la mamá tiene que discriminar si llora por hambre, por frío o por sueño y eso está estupendo para el bebé. Pero este vínculo lo usamos igual con las amigas, con el vecino, con el jefe y con los hombres…y a veces acertamos lo que al otro le pasa, pero a veces  es de nuestra cabeza atormentada y loca (yo me río.. sentí que esto fue conmigo)

Con el bebé son 4 cositas: Hambre, sueño, frío, gases pero un adulto tiene una vida propia no , es una vida propia que no tiene que ver con nosotras. Nosotras estamos hechas para el bebé que todo lo que le pasa lo controlas y lo dominas, entonces te parece que con el marido pasa igual…y no, a el le pasan cosas que no tienen que ver contigo.

Desde esta “cosa” madrecentrista, parece que todo lo que le pasa al otro depende de nosotras. Si esta triste “¿Qué te pasa? ¿Qué te hice?… ¡a claro a ti lo que te pasa es no se qué!…” y comenzamos en ese momento a “adivinar”. Entonces esperamos muchísimo más porque esperamos que descubra lo que nosotras queremos sin que nosotras tengamos que pedírselo ¡porque nosotras no nos vamos a rebajar a pedirle a nadie! …agotador.  Nos cuesta mucho pedir porque tenemos muy baja autoestima.

PMT: ¿Cómo podemos tener una relación equilibrada y equitativa para evitar la frustración?

 MM: Primero tenemos que negociar con nosotras mismas, con la reciprocidad. Yo estoy dispuesta a cambiar estas cosas que a ti te molestan de mi. De las 5 que te molestan de mi, hay 3 que son mías o te las aguantas o te olvidas de mi y hay 2 que son negociables ¿Cuántas estás dispuesto tú a cambiar?

En la relación madre-bebé no hay reciprocidad. EL bebé se lo merece todo sin la necesidad de hacer nada. Se le perdona todo y todo te hace gracia ¡¡¡Ahhhhh se hizo pupú y lo acabo de cambiar,  tan bello!!!!  (risas y más risas) ¿ves? Y con una “sonrisita” ya te cambió el día. Con un hombre, donde dice “sonrisita” por SMS y se te pasó el cabreo, se lo perdonas todo y ¡¡¡pobrecito, tan bello , se acordó de mi!!! Esa falta de reciprocidad, para la que estamos hechas, las reproducimos en la relación con la pareja y no funciona. Tenemos que pedir reciprocidad porque sino la pasamos fatal y le echamos la culpa a el.

PMT: Yo particularmente he sentido que ser atentas, amables, dulces, dispuestas nos es suficiente para que un hombre te quiera ¿es mejor comportarse como una cabrona?

Mujeres MalqueridasMM: Es mejor comportarse como te sientas cómoda. Tanto en una postura como en la otra el objetivo es: ¿cómo hago para retenerlo a mi lado?  y ese no puede ser un objetivo.  No se trata de ser buena ni de ser mala para conservarlo a tu lado, se trata de que tú seas tú y que te sientas cómoda en tus tacones. Y si no se quiere quedar, que se vaya porque no queremos para nada alguien que no quiera estar con nosotras. Cuando somos buenas, solícitas y sacrificadas para “comprar” al otro estás haciendo una inversión a fondo perdido. Cuando te haces la dura, la difícil, la complicada para que el piense en ti son estrategias tontas, porque sigues pensando que los hilos del otro están en tus manos, y eso no es verdad, esa es una falta de respeto con respecto al otro. Eso es tratar al otro como si fuera idiota.

La cosa es hacerse preguntas ¿Por qué soy así con este hombre? -Porque yo quiero que me quiera para toda la vida…bueno ¡estás perdiendo tu tiempo! porque por mucho que te sacrifiques el hará lo que le de la gana. Y te puede adorar hoy y se puede ir mañana. Nadie es dueño de nadie.

PMT: Tu libros han ayudado a muchas mujeres, yo incluida ¿cómo te ayudas a ti misma siendo una figura pública admirada y querida? ¿Cómo mantienes el centro de gravedad?

MM: Yo soy psicoanalista, y para ser psicoanalista tienes que pasar por muchos años  de psicoanálisis. Yo me he analizado másMe cuesta tanto olvidarte de una vez, porque yo trabajo con mi cabeza. Mis libros son una actividad extra. Mi verdadero trabajo es ese que pasa en el diván con mis pacientes y para ese trabajo yo tengo que tener la cabeza muy despejada, muy clara y muy disponible para poder pensar en las cosas que le pasan a mis pacientes.

Yo escribo de cosas muy intensas, sobre la relación madre bebé, sobre el cáncer, sobre las relaciones amorosas, los duelos…y de alguna manera pareciera que yo soy una experta en estas cosas. Soy psicoanalista y tengo toda una teoría por detrás que me avala.

A veces me abruma pensar que la gente confíe tanto en que yo tenga una palabra sanadora y tengo que cuidarme de no subirme a ese pedestal, porque es un pedestal muy peligroso.

PMT: El amor de verdad, ese amor bueno y sano ¿existe?

MM: ¡Claro que existe! Hay muchísimas parejas que son felices y que encuentran un equilibrio. Yo creo que es importante, para ese amor de verda: poder renunciar a cosas, pedir cosas, quitarnos la “capita”, poder bajar la cabeza no para que te la pisen, sino para que te la sostengan, para que el otro ponga el hombro.

Síguela en Facebook  Mariela Michelena 

Twitter @marielamichelen

Anuncios

12 pensamientos en “MARIELA MICHELENA: Estamos hechas para DAR

  1. Me ha encantado la entrevista; hace un tiempo que conocí el trabajo de Mariela y la admiro mucho; llevo unos meses yendo a terapia de psicoanálisis y me he reído a carcajadas al leer esta entrevista… ¿cuántas nos hemos sentido identificadas con esa supermujer que todo lo puede, que tapa su sufrimiento porque ella es omnipotente y no tiene necesidades propias? ahora me río…pero primero hay que descubrirlo…

  2. Hola, me ha gustado mucho tu entrada, es muy interesante. Mariela es una mujer que siempre dice cosas muy interesantes y muy reales. Un saludo y enhorabuena por tu blog me gusta mucho.
    Un saludito.
    Francisca

  3. ENTONCES DEDUZCO QUE NINGUNA MUJER POR SU NATURALEZA AME A SU PAREJA SANAMENTE…NO SOMOS EDUCADAS NI PROGRAMADAS PARA QUE EL INCONSCIENTE SEPA IDENTIFICAR CUANDO ES UN BEBE O CUANDO ES UN HOMBRE…SIN EXCEPCIÓN TODA MUJER DEBE REPROGRAMARSE Y CAMBIAR ESA MEMORIA NEURONAL, QUE GUARDA TANTOS ARCHIVOS SIN DISTINGUIR SI TIENEN VIRUS O NO…..jejejejeje
    TE FELICITO, ES ASÍ COMO QUEREMOS A NUESTRAS PAREJAS…ES UN DURO TRABAJO¡¡¡¡
    Zoraya Un Abrazo, Vale

  4. En el peor momento de mi vida,llegó a mis manos “me cuesta tanto olvidarte”y me llamó la atencion esa frase que dice”lo entiendo,pero cómo puedo hacer para dejar de llorar?”
    Y,justamente esa era mi pregunta,y leer este libro junto al apoyo y el ánimo y el consuelo de una persona así llamada me están ayudando a salir del pozo oscuro en el que me había hundido……….aún me falta espacio y tiempo para salir,pero creo que estoy en el buen camino.
    GRACIAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s